"Tresmilismo" en Pirineos - Cresteríos
     

 

Introdución:

En la cadena Pirenaica hay un total de 212 picos que superan los tresmil metros. Encadenar la ascensión de estos picos "saltando como Sarrios por crestas, riscos y collados" es una de las actividades más apasionantes que podemos realizar.
Pero no se trata solo de pasar por estos salvajes parajes, sin disfrutar de lo que estamos haciendo, intentando emular los pasos y los tiempos que hemos visto en tal o cual libro, sin reconocer el terreno por donde pasamos y olvidando todo al día siguiente. De la misma forma que intentamos llevarnos un poco de tanta belleza en algunas fotos, podemos llevarnos los datos de altimetría y tiempos de lo que "nosotros" hemos hecho.

Aquí os ofrecemos unas “hojas de ruta” pensadas para que cuando realiceís vuestros recorridos por las crestas Pirenaicas, además de servir de apoyo a vuestras referencias, al rellenarlas con vuestros horarios y observaciones, os quede una constancia de como y en que tiempos hicisteis tal o cual proyecto.

Hay un factor a tener en cuenta en cuanto a los cresteríos y es que en la mayoría de los libros en que os podéis informar sobre los recorridos a realizar, estos están planteados en el tiempo de una jornada y partiendo siempre de algún refugio. Para ello, normalmente, el viaje y la aproximación al refugio lo habremos hecho el día anterior. Esto, todos sabemos que para los montañeros normales “de fin de semana”, no puede ser. Lo normal es que el sábado, después de un tremendo madrugón y 3 o 4 horas de viaje, comencemos la aproximación, y el domingo, como el lunes hay que trabajar, no nos podamos retrasar demasiado en el volver a casa.

La solución es sencillamente, adecuar los tiempos que nos dicen los“profesionales del montañismo” a nuestra realidad particular, Las “Jornadas” que nos dicen de 10 horas (y que siempre son de 12 para nosotros), las tendremos que partir en "dos de seis". El vivac se hace, desde luego, imprescindible en cualquier cresterío, además de que por otra parte, pasar la noche a tresmil metros teniendo como techo las estrellas, es una experiencia única.